f

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore. Excepteur sint lorem cupidatat.

Consejos para integrar adecuadamente la Propiedad Industrial en una empresa

Consejos para integrar adecuadamente la Propiedad Industrial en una empresa

Uno de los elementos más a tener en cuenta de la Propiedad Industrial es que se da en todo tipo de sectores y empresas, desde aquellas dedicadas a la investigación y desarrollo a las que ofrecen servicios, por tanto, un tema fundamental a la hora de crear una empresa es saber integrar los elementos de la Propiedad Industrial adecuadamente, por eso vamos a daros una serie de consejos para integrar adecuadamente estos factores en una PYME o mediana empresa.

 

Ser consciente de nuestra propia infraestructura y saber gestionarla

 

Además de conocer el capital humano, comercial e interno de la empresa, se debe conocer el capital intelectual, las patentes, marcas gestionadas, productos y diseños que son de nuestra propiedad o bien que gestionamos. El “know how” (conocimiento práctico adquirido mediante experiencia) y la capacidad de innovación son algunos de los activos más valiosos de las empresas. Es importante ser consciente de ello ya que muchas empresas cometen el error de valorar sólo sus activos físicos y no la infraestructura no tangible de la empresa, que es la más importante.

 

Para ello, el primer paso es gestionarla a través de una lista de elementos propios de manera preliminar para después que un especialista pueda llevar a cabo una investigación profunda en relación a este inventario y convertirlo en valor económico ya sea literal o en prospectiva. De esta manera contaremos con la base para conocer nuestro potencial económico así como el actual.

 

Utilizar hábilmente los derechos de propiedad intelectual

 

La protección de su Propiedad Intelectual e industrial permite capturar el retorno a la inversión de la empresa y además imposibilita que otras empresas puedan beneficiarse de su trabajo. Incluso aunque no se registre el derecho de propiedad existen “per se” unos cuantos que se generan de manera automática como los derechos de propiedad, los derechos de diseños sin registrar, los derechos de actuaciones y los derechos de bases de datos, que pueden ser aplicados a su negocio, aún cuando usted no es consciente de los mismos. Por ejemplo, el material promocional y de marketing puede automáticamente ser protegido también mediante copyright. Sin embargo si no se registra es mucho más sencillo que otras empresas se aprovechen de ese fallo en su propio beneficio, lo que repercutirá en una pérdida de tiempo y dinero que la empresa no puede afrontar.

 

En ese sentido, hay que tener en cuenta lo mismo para las creaciones o diseños industriales; un inventor no necesita en teoría una patente para explotar su invención si esta es original, pero sin una patente el inventor no sería capaz de prevenir que otros copien su invención. El riesgo de no proteger es por tanto un elemento a tener muy en cuenta ya que puede ser el origen del fin de una empresa si no se sabe gestionar adecuadamente.

 

Conocer el entorno y su cobertura geográfica

 

Debido a que los derechos de Propiedad Intelectual dependen en gran medida de la geolocalización para su protección se ha de evaluar en qué territorios se ha de proteger ya que la protección se puede llevar a cabo de manera regional, nacional, europea e internacional. De manera general, podemos decir que cuanto mayor sea  el alcance geográfico, más costes habrán, y es posible que el producto o servicio de la empresa no necesite de una patente internacional. Obviamente cuando no tengamos pensado dar el salto a otros países no necesitaremos de esta protección pero cada proyecto y producto tiene sus propias ambiciones y características que deberá determinar un comité de expertos en el sector / área en que se encuentra la empresa. Por ello recomendamos contratar a gestores y administradores de empresas para su correcta gestión.

 

La presentación de una solicitud de patente asegurará una fecha de prioridad y por tanto si se patenta un producto similar después contaremos con ventaja. Se tienen 12 meses desde esa fecha de solicitud original para decidir si se desea solicitar protección en el extranjero en caso de que consideremos un salto geográfico.

 

Analizar el sector y prever su evolución

 

Quizás el consejo más importante es el de realizar un plan estratégico de cara al futuro en el que se tengan en cuenta los factores del mercado y cómo han evolucionado en el pasado así como las tendencias futuras para prever cómo afrontar el futuro.

 

Esto conlleva una serie de reestructuraciones internas como pueden ser la compra de otras empresas, integraciones verticales o bien simplemente estrategias únicas de mercado como dirigirse a un sector de nicho que cuente con demanda y apenas competencia o bien otras ideas que surjan respecto a cómo cambiará el entorno en un futuro a medio y largo plazo.

 

Por tanto lo mejor es elaborar un plan estratégico a cinco años por el que conozcamos nuestros activos y su importancia de manera que podamos explotarlos adecuadamente. En ese sentido es esencial proteger las patentes, servicios o productos con los que cuenta la empresa ya que de otra manera seremos vulnerables en un entorno empresarial en constante cambio.

 

Si deseas conocer más sobre la integración de la propiedad industrial e intelectual en las empresas puedes obtener más información en nuestro Master en Propiedad Industrial, Intelectual, Competencia y Nuevas Tecnologías de PONS Escuela de Negocios e ISDE y también en sus diferentes módulos individuales.